LIPOSUCCIÓN CERVICAL

La liposucción cervical o cirugía del contorno cervical es la intervención que permite eliminar el exceso de grasa cervical localizado mediante aspiración. Mediante este procedimiento es posible la eliminación de la comúnmente llamada “papada”, permitiendo redefinir la linea existente entre el cuello y el mentón.

Con el paso de los años en ocasiones existe un aumento del tejido graso submandibular, dando una apariencia de gordura o flaccidez cervical, y que no desaparece a pesar de seguir una dieta adecuada.

Cualquier paciente que desee eliminar el exceso de grasa localizado en la zona cervical o submandibular. Es importante remarcar que en algunos casos en los que existe un gran acúmulo graso en dicha localización, hay que evaluar si la técnica de liposucción o aspirado graso mediante cánula es suficiente para un resultado completamente satisfactorio.

Es un procedimiento que de forma habitual se realiza bajo anestesia local y/o sedación, según las características del paciente y/o la necesidad de retensar el tejido músculo-cutáneo.

La liposucción cervical se realiza mediante pequeñas incisiones de 2-3mm en la zona de debajo del mentón o de debajo del ángulo mandibular, a través de las cuales se introducen unas cánulas de aspiración milimétricas. De forma cuidadosa es aspirada la grasa localizada para redefinir el contorno mandibular y cervical.

No suele precisar ingreso hospitalario

Sí. En algunas ocasiones para conseguir un resultado 100% satisfactorio, es necesario reposicionar tanto el tejido muscular cervical o bandas platismales (platismorrafia) y eliminar el exceso de piel sobrante (lifting cervical), que producen un efecto de pesadez y flaccidez en la zona del cuello.

Se trata de una cirugía con una alta satisfacción por el paciente por su sencillez, escasas molestias y rápidos resultados.

Durante las primeras 24h es clave la aplicación de frío local constante para disminuir el edema y hematomas. En la primera semana es necesario el empleo de un vendaje compresivo para acelerar la cicatrización.

Es necesario reposo relativo durante las primeras 2 semanas, evitando esfuerzos físicos moderados.

Los puntos serán retirados a los 5-7 días, tras lo cual el paciente podrá maquillarse si así lo desea.

A la semana la mayoría de los casos pueden volver a su rutina diaria normal. Es habitual que durante este tiempo aún persista algo de edema o tinción de la piel por hematomas temporales.

Es necesario la protección solar con pantalla total de las heridas y hematomas durante el primer mes para favorecer la correcta cicatrización.

Son muy poco frecuentes y suelen ser temporales. Las más frecuentes son hematomas, edema, palpación de pequeños nódulos grasos subcutáneos y sensación de acorchamiento de la piel.